Bichectomía en Sevilla

En el ámbito de la cirugía estética, la bichectomía es una técnica que está cobrando gran popularidad ya que se especializa en el embellecimiento facial. Este procedimiento quirúrgico se ha diseñado meticulosamente para reducir la redondez excesiva del rostro, logrando así un efecto de alargamiento y afinamiento. Este cambio no solo mejora el perfil general del rostro, sino que también destaca características faciales clave, como los pómulos y la boca, realzando la belleza natural del paciente.

¿Qué es la bichectomía?

La bichectomía es un procedimiento quirúrgico estético que se centra en la extracción de las bolsas de Bichat, que son acumulaciones de tejido graso localizadas en las mejillas. Este tejido graso se encuentra justo debajo de los pómulos y está separado de otros tejidos faciales. Aunque estas bolsas de grasa juegan un papel importante en la infancia, proporcionando soporte para la succión y la alimentación, en los adultos no tienen una función específica más allá de aportar volumen al rostro.

El objetivo principal de la bichectomía es reducir la redondez y aumentar la definición del rostro, destacando los pómulos y afinando la apariencia de las mejillas. Es ideal para personas que, independientemente de su peso corporal, tienen un rostro naturalmente redondeado y buscan un perfil más anguloso y estilizado. La cirugía es relativamente sencilla y se realiza a través de pequeñas incisiones en la parte interna de las mejillas, con una duración aproximada de 40 minutos. Al ser un procedimiento de carácter menor, los pacientes suelen recuperarse rápidamente y pueden retomar sus actividades diarias poco después de la intervención.

¿Para quién está indicada la bichectomía?

La bichectomía está indicada principalmente para personas que desean mejorar la definición y estética de su rostro, especialmente aquellas que tienen un aspecto redondeado y poco definido en la zona de las mejillas, independientemente de su peso corporal general. Este procedimiento es ideal para individuos que:

  • Tienen mejillas naturalmente redondeadas: personas con mejillas prominentes o un rostro redondo por naturaleza, que buscan un perfil facial más anguloso y estilizado.
  • Desean acentuar sus pómulos: la bichectomía puede ayudar a resaltar los pómulos, creando una apariencia más esculpida y definida.
  • No tienen sobrepeso o obesidad: es importante destacar que la bichectomía no es un tratamiento para la obesidad. Está dirigida a personas delgadas o con peso normal que tienen un exceso de volumen en las mejillas debido a las bolsas de Bichat, y no a un exceso de grasa corporal en general.
  • Gozan de buena salud general: como con cualquier procedimiento quirúrgico, los candidatos ideales deben estar en buena salud, sin condiciones médicas que puedan complicar la cirugía o la recuperación.
  • Tienen expectativas realistas: es crucial que los pacientes tengan una comprensión clara de lo que la bichectomía puede y no puede lograr y mantengan expectativas realistas sobre los resultados.

 

La decisión de someterse a una bichectomía debe tomarse después de una cuidadosa consideración y una consulta detallada con un cirujano plástico cualificado, quien puede evaluar si es el procedimiento adecuado para las necesidades y objetivos estéticos del paciente.

Ventajas del de tratamiento

El tratamiento de la bichectomía ofrece varias ventajas para aquellos que buscan mejorar la estética de su rostro:

  • Mejora del contorno facial: la principal ventaja de la bichectomía es la capacidad de crear un rostro más definido y anguloso. Al eliminar las bolsas de Bichat, se reduce el volumen en las mejillas, lo que puede resaltar los pómulos y dar al rostro una apariencia más esculpida.
  • Resultados relativamente rápidos y duraderos: a diferencia de otros tratamientos estéticos, la bichectomía ofrece cambios permanentes. Una vez que las bolsas de Bichat se eliminan, no se regeneran, lo que significa que los resultados son duraderos.
  • Procedimiento menos invasivo: la bichectomía es un procedimiento quirúrgico menor comparado con otras cirugías estéticas faciales. Se realiza a través de pequeñas incisiones en el interior de las mejillas, lo que significa que no hay cicatrices visibles externamente.
  • Recuperación relativamente rápida: la mayoría de los pacientes pueden retomar sus actividades normales pocos días después de la cirugía. Aunque puede haber hinchazón y moretones, estos suelen ser manejables y temporales.
  • Mejora de la autoestima y la confianza: al mejorar la apariencia del rostro, la bichectomía puede tener un impacto positivo en la autoestima y la confianza de una persona, especialmente para aquellos que han estado insatisfechos con la redondez de sus mejillas.
  • Puede combinarse con otros procedimientos: para aquellos que buscan una transformación facial más completa, la bichectomía puede combinarse con otros procedimientos estéticos, como lipofilling, rinoplastia o lifting facial.

¿Cómo será la cirugía de la bichectomía?

Anestesia 

En la bichectomía, la anestesia utilizada comúnmente es la anestesia local, que se aplica en la zona de las mejillas donde se realizará el procedimiento. Esta forma de anestesia es generalmente suficiente para adormecer el área de tratamiento, asegurando que el paciente no sienta dolor durante la intervención. La aplicación de la anestesia local es rápida y puede incluir un leve pinchazo y un pequeño ardor al principio, pero pronto proporciona un efecto adormecedor efectivo en la región específica.

La elección de la anestesia local para la bichectomía se debe a varias razones. Primero, como es un procedimiento relativamente menor y menos invasivo que otras cirugías estéticas, no se requiere la profundidad de la anestesia que proporciona la anestesia general. Además, la anestesia local reduce los riesgos asociados con la anestesia general, como complicaciones respiratorias o reacciones alérgicas, y permite una recuperación postoperatoria más rápida y cómoda. Los pacientes suelen estar despiertos durante el procedimiento, pero relajados y libres de dolor, y pueden regresar a casa poco después de la cirugía.

Permanencia en el hospital

La bichectomía, al ser un procedimiento quirúrgico menor, generalmente no requiere una estancia hospitalaria prolongada. Los pacientes suelen ser dados de alta y pueden regresar a casa poco después de la intervención, una vez que se han recuperado de la anestesia local y han sido evaluados por el equipo médico. Esta rápida salida del hospital permite a los pacientes comenzar su recuperación en la comodidad de su hogar, lo que facilita un retorno más ágil a sus actividades cotidianas. A pesar de la breve permanencia en el hospital, es crucial seguir todas las indicaciones postoperatorias del cirujano para garantizar una recuperación segura y exitosa. Tras la intervención de Bichectomía es necesario guardar el mayor reposo posible entre los 3-5 días después de la operación. Esta estimación puede variar dependiendo de la actividad laboral y diaria de cada persona.

Técnica quirúrgica de la Bichectomía

La técnica quirúrgica utilizada en la bichectomía es específica y precisa, enfocada en la extracción de las bolsas de Bichat, que son acumulaciones de tejido graso en las mejillas. El procedimiento se realiza de la siguiente manera:

Incisiones: la cirugía comienza con pequeñas incisiones en el interior de las mejillas, generalmente de unos pocos milímetros de longitud. Estas incisiones se hacen en la parte interna de la boca, específicamente en el vestíbulo bucal, lo que evita cicatrices visibles en el exterior del rostro.

Acceso a las Bolsas de Bichat: a través de estas incisiones, el cirujano accede cuidadosamente a las bolsas de Bichat. Estas estructuras de grasa están ubicadas debajo de los músculos bucales y no están adheridas a otros tejidos, lo que facilita su identificación y extracción.

Extracción de las Bolsas de Bichat: una vez localizadas, las bolsas de Bichat se extraen suavemente. El cirujano puede utilizar instrumentos especializados para asegurarse de que la extracción sea completa y precisa.

Cierre de las incisiones: después de extraer las bolsas de Bichat, las incisiones se cierran con suturas absorbibles. Estas suturas se disuelven por sí solas con el tiempo, eliminando la necesidad de una visita posterior para su extracción.

Duración del procedimiento: la bichectomía es un procedimiento relativamente rápido, que generalmente dura alrededor de 30 a 40 minutos, dependiendo de la complejidad del caso y de la técnica específica utilizada por el cirujano.

La bichectomía es un procedimiento ambulatorio, lo que significa que los pacientes suelen poder regresar a casa el mismo día de la cirugía. A pesar de ser un procedimiento menor, es importante que se realice en un entorno clínico adecuado y por un cirujano plástico cualificado y experimentado en técnicas de cirugía facial.

Recuperación y cuidados postoperatorios en la Bichectomía

La recuperación y los cuidados postoperatorios son aspectos cruciales para asegurar el éxito y la seguridad de una bichectomía.  

  • Inmediatamente después de la cirugía: tras la bichectomía, es normal experimentar hinchazón y, en algunos casos, moretones en la zona de las mejillas. Estos síntomas son temporales y suelen disminuir en los días siguientes a la cirugía.
  • Cuidados en casa: se recomienda descansar y evitar actividades físicas extenuantes durante los primeros días. Los pacientes deben seguir una dieta blanda para minimizar la presión y el movimiento en la zona de las incisiones. 
  • Higiene bucal y dieta especial: desde el día de la bichectomía el paciente deberá seguir una dieta especial que le será suministrada por el cirujano e incrementar la limpieza bucal. Durante las primeras 24 horas no podrá enjuagarse la boca. Pasados dos días, el médico aconsejará realizar enjuagues con colutorios antisépticos dos veces al día durante una semana. 
  • Medicación postoperatoria: los antibióticos y los antiinflamatorios prescritos por el cirujano deben tomarse según las indicaciones para prevenir infecciones y reducir la inflamación. Es importante seguir la pauta de medicación exactamente como se ha prescrito. Tanto los antibióticos como los antinflamatorios se deberán tomar unos 5-7 días, según prescripción médica. 
  • Vuelta a la rutina diaria: la mayoría de los pacientes pueden retomar sus actividades normales, incluido el trabajo, dentro de los 2 a 3 días posteriores a la cirugía. Sin embargo, deben evitarse los esfuerzos físicos intensos durante al menos una semana.
  • Seguimiento médico: los puntos de sutura internos suelen ser absorbibles y no requieren extracción. Sin embargo, es importante asistir a todas las citas de seguimiento programadas con el cirujano para monitorizar el proceso de curación.
  • Resultados finales: aunque se notará una diferencia inmediata después de la cirugía, los resultados finales pueden tardar varias semanas o incluso meses en manifestarse completamente, una vez que la hinchazón haya desaparecido por completo.

Es esencial seguir todas las instrucciones proporcionadas por el cirujano plástico para garantizar una recuperación segura y efectiva, y para lograr los mejores resultados posibles de la bichectomía. 

¿Cuándo se hacen evidentes los resultados de la bichectomía?

Los resultados de una bichectomía comienzan a ser evidentes una vez que disminuye la hinchazón inicial, lo cual puede variar de persona a persona. Generalmente, se puede empezar a notar una diferencia en la apariencia del rostro después de unas pocas semanas, pero los resultados finales pueden tardar varios meses en manifestarse completamente.

Durante las primeras semanas tras la cirugía, es común experimentar hinchazón y, en algunos casos, moretones en la zona de las mejillas. Estos síntomas son temporales y suelen disminuir significativamente en los primeros 7 a 10 días. Sin embargo, la hinchazón puede persistir de forma leve durante varios meses, y la piel y los tejidos necesitan tiempo para adaptarse a su nueva forma.

Es importante tener en cuenta que los resultados finales también dependen de factores como la técnica quirúrgica utilizada, la respuesta individual del paciente a la cirugía y el cuidado postoperatorio. Mantener un peso estable y seguir las instrucciones del cirujano para el cuidado postoperatorio, incluyendo el uso de medicamentos y la higiene bucal, es esencial para lograr los mejores resultados posibles.

¿Existen riesgos?

Sí, como en cualquier procedimiento quirúrgico, la bichectomía conlleva ciertos riesgos y posibles complicaciones. Aunque generalmente se considera segura cuando la realiza un cirujano plástico cualificado, es importante estar consciente de estos riesgos:

  • Infección: aunque raras, las infecciones son una complicación seria que puede requerir tratamiento con antibióticos.
  • Hematoma y seroma: pueden ocurrir acumulaciones de sangre (hematoma) o líquido (seroma) debajo de la piel, que pueden requerir drenaje adicional.
  • Cambios en la sensación: puede haber una pérdida temporal o permanente de sensibilidad en las áreas tratadas.
  • Asimetría: puede haber una falta de simetría en los resultados, lo que podría requerir procedimientos adicionales para corregir.
  • Complicaciones anestésicas: tanto la anestesia local como la sedación conllevan riesgos, incluyendo reacciones alérgicas o complicaciones respiratorias.

Preguntas frecuentes

Los candidatos ideales son personas con buena salud general que buscan mejorar la definición de sus mejillas y rostro. Es importante tener expectativas realistas y comprender que el procedimiento está diseñado para realzar la estructura facial, no para cambiar completamente la apariencia.

La recuperación suele ser rápida en la mayoría de los pacientes, retomando sus actividades normales en unos pocos días. Puede haber hinchazón y moretones, que generalmente desaparecen en una o dos semanas.

Sí, los resultados son permanentes. Una vez que se extraen las bolsas de Bichat, no se regeneran, por lo que el cambio en la estructura facial es duradero.

Sí, a menudo se combina con otros procedimientos como rinoplastia, lifting facial o liposucción de papada para lograr una armonía facial completa.

Visítanos Llámanos Escríbenos