gigantomastia
José Alberto Fernández Álvarez

José Alberto Fernández Álvarez

Cirujano en Sevilla y Jerez

Gigantomastia. Qué es y cómo tratarla

Muchas personas no se sienten a gusto con alguna parte de su cuerpo y deciden buscar soluciones antes de llegar a problemas psicológicos graves. Uno de los más comunes es la baja autoestima como consecuencia de patologías como la gigantomastia

La solución para la gigantomastia es la cirugía plástica y reparadora. Gracias a ella podemos conseguir mejorar el equilibrio de todas las partes de nuestro cuerpo y sentirnos a gusto con nuestra imagen. 

Las diferentes cirugías mamarias están entre los tratamientos más demandados.  El aumento de pecho, la corrección de mamas tuberosas, problemas de simetría y la reducción de pecho. 

El tamaño excesivo y desproporcionado del pecho lleva consigo muchos problemas físicos y de salud. En este artículo vamos a explicarte la denominada gigantomastia. ¿Quieres saber de qué se trata esta alteración?

¿Qué es la gigantomastia o hipertrofia mamaria?

Es una alteración que consiste en el desarrollo desmesurado  de las mamas

Esta anomalía aunque puede desarrollarse en cualquier momento en la vida de la mujer, habitualmente está presente desde el desarrollo puberal, en mujeres a temprana edad y en adolescentes. Se la denomina gigantomastia juvenil y produce un gran complejo físico. Además, hay otros factores que pueden influir en su desarrollo, como el periodo de embarazo o el consumo de ciertos medicamentos

Algunas de las causas que se atribuyen a este crecimiento desmesurado son la herencia genética y problemas hormonales

Problemas que causa la gigantomastia a las mujeres

Cómo comentamos anteriormente, este tipo de problema puede provocar consecuencias físicas y psicológicas en las mujeres. 

Los principales problemas físicos que podemos destacar son la falta de movilidad, infecciones e irritación de la piel de debajo del pecho por el roce y la humedad y los dolores o problemas de espalda. El exceso de peso de las mamas perjudica a muchas mujeres a la hora de realizar cualquier tipo de actividad física. No pueden hacer ciertos movimientos y el exceso de peso en el pecho lleva a dolores de espalda. Puede incluso afectar a la columna vertebral. Además, supone una dificultad extra para dormir.

En cuanto a los problemas psicológicos, destaca la baja autoestima que genera esta anomalía al no verse bien ni sentirse bien su aspecto físico, unida a la dificultad para vestirse o encontrar sujetadores y prendas de talla adecuada.

Tipos de gigantomastia

Los tipos de gigantomastia se clasifican según el origen del problema y si afecta o no a ambas mamas. 

Bilateral

Normalmente la gigantomastia afecta a los dos pechos por igual, pero hay ocasiones en las que una mama crece más que la otra por las hormonas circulantes (principalmente en la etapa de lactancia). Cuando afecta a ambas mamas se denomina Gigantomastia bilateral.

Gestacional

Si esta alteración sale a la luz en el periodo del embarazo se denomina Gigantomastia gestacional. Generalmente suele desaparecer, pero si por el contrario permanece se recomienda consultar con un especialista. 

Juvenil

Las niñas en la etapa de la pubertad comienzan a desarrollar su cuerpo. Uno de los problemas que surgen en esta etapa es el crecimiento anómalo del pecho.

En este periodo pueden aparecer problemas como la gigantomastia juvenil. Al igual que en el caso anterior, es recomendable visitar a un especialista para que realice las pruebas necesarias. 

Principales tratamientos para la gigantomastia

La solución más idónea para la gigantomastia es la reducción de senos, también conocida como mamoplastia de reducción

Las mujeres que deciden someterse a esta intervención no solo pondrán fin a sus problemas físicos, sino también a los psicológicos. Podrán recuperar del todo su autoestima.

Uno de los factores que más repercute a la hora de tomar la decisión de someterse a esta operación son las posibles cicatrices, especialmente en las mujeres más jóvenes. Pero no hay de qué preocuparse. El cirujano elegirá la técnica que mejor se adapte a cada caso para evitar en la medida de lo posible el número de cicatrices. Además, si sigues sus instrucciones y te cuidas correctamente tras la intervención las cicatrices apenas se notarán.

Proceso de reducción de una gigantomastia

Esta cirugía consiste principalmente en la reducción del exceso de la glándula mamaria y de la grasa, así como de la piel sobrante. Como resultado final se obtendrán unas mamas tersas y levantadas, de tamaño proporcionado para la constitución de la paciente.

La duración de esta operación depende de cada paciente, el tamaño de sus pechos y la técnica que se utilice. La media está, aproximadamente, entre 2 y 3 horas.

La cirugía se basa principalmente en eliminar piel y exceso de tejido mamario para elevar el pecho. Normalmente se hace con dos incisiones que forman una T invertida en cada mama para retirar la cantidad de tejido que sea necesario.

Al terminar la cirugía lo normal es que la paciente se quede una noche ingresada en planta para vigilar su evolución e evitar complicaciones. En cuanto tolere la ingesta de líquidos, sólidos y pueda ir al baño sin problema podrá irse a casa. 

El postoperatorio no es especialmente doloroso. Pueden presentarse molestias pero con analgésicos se pueden controlar. Se debe llevar un sujetador ortopédico específico para dar soporte extra al pecho durante la cicatrización. Hay que seguir las recomendaciones del cirujano y acudir a todas las revisiones que considere necesarias.

Ya conoces más acerca de esta anomalía. Ponle fin a tus problemas de espalda, de sueño y de autoestima con la cirugía de reducción de mamas. En las clínicas Dr. Fernández Álvarez te asesoraremos y recomendaremos la técnica que mejor se adapte a tu cuerpo. Ponte en contacto con nosotros si tienes alguna duda.

Compartir este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email