daño solar
José Alberto Fernández Álvarez

José Alberto Fernández Álvarez

Cirujano en Sevilla y Jerez

Tratamientos para reparar el daño solar en la piel

El 90% de las manchas en la piel, las arrugas y la pérdida de luminosidad están causadas por el daño solar.

Llega el verano y nuestro cuerpo necesita la luz del sol ya que interviene en numerosas funciones vitales de nuestro organismo, como la composición de vitamina D. Pero también tiene un efecto negativo. La excesiva exposición a la luz ultravioleta provoca daños en la piel como quemaduras, envejecimiento prematuro y cáncer de piel.

Te contamos todo lo necesario para saber cómo daña el sol a la piel.

¿Por qué se produce el daño solar?

La piel tiene memoria y la exposición continua a la radiación puede producir diversos problemas como queratosis actínica, precáncer cutáneo, carcinomas basocelular y espinocelular, o el temido melanoma.

La radiación UVB produce un daño directo en el ADN que a la larga puede provocar alteraciones y desembocar en un cáncer. Por su parte, la radiación UVA penetra más, siendo la responsable del foto-envejecimiento de la piel.

También hay que saber que nuestro cuerpo posee mecanismos de reparación frente al daño solar, como la capacidad antioxidante que reduce el daño oxidativo provocado por los radicales libres de la radiación solar y favorece la reparación del ADN dañado.

Consecuencias del daño solar

  • Manchas: la muestra más temprana de este daño son las manchas hiperpigmentadas producidas por el incremento de la melanina en los melanocitos de la epidermis.
  • Fotoenvejecimiento: la radiación UV con el tiempo daña la epidermis y la dermis provocando la aparición de arrugas y flacidez.
  • Lesiones precancerosas, carcinomas cutáneos y melanoma: el desarrollo del cáncer de piel se relaciona con la radiación UV. Más de cinco quemaduras solares duplica el riesgo de sufrir un melanoma.

Cómo prevenir el daño solar

A continuación os vamos a comentar distintas medidas y tratamientos que existen para prevenir las manchas solares y los daños que se pueden producir en la piel por la exposición excesiva al sol.

Prevención:

La radiación UV está implicada en el fotoenvejecimiento. Por ello, es muy importante utilizar fotoprotección tópica que cubra frente a los rayos dañinos del sol. Utilizar una buena protección y evitar la exposición durante las 12-17 horas son dos buenas medidas preventivas.

Fotoprotección oral:

Es recomendable ingerirla durante 4 meses. Los que corresponden a los meses de mayor exposición solar.

Uno de los principales factores del envejecimiento de la piel es el estrés oxidativo. Por ello son muy importantes los antioxidantes como: polifenoles, astaxantina, licopeno, betacarotenos, té verde, etc.

Fotoprotección tópica:

Debe utilizarse todo el año, pero se debe intensificar su uso en los meses de verano. Lo conveniente es ir aplicando crema solar cada 2 horas a lo largo del día. Hay mucha variedad de fotoprotectores solares con diferentes texturas que se ajustan a cada tipo de piel.

Tratamientos para eliminar el daño solar

Tras ver cómo podemos prevenir los daños que produce el sol en la piel vamos a exponer distintos tratamientos médicos que permiten tratar dichos daños y mejorar el aspecto de la dermis.

IPL: láser de fotorejuvenecimiento facial-luz pulsada intensa-IPL:

En este tratamiento estético se estimula la producción de colágeno al mismo tiempo que se elimina la piel dañada y envejecida por el sol. Gracias a la aplicación de una luz de alta intensidad que tiene una longitud de onda próxima a los pigmentos de la melanina de la piel (piel color marrón) y la hemoglobina (piel color roja).

Desde la primera sesión ya pueden apreciarse ciertos resultados, como la disminución de manchas y rojeces. Se recupera de manera progresiva el aspecto saludable de la piel y se consigue más luminosidad.

Hay que tener en cuenta que para poder realizarse este tratamiento el rostro no puede estar bronceado.

Ácido ferúlico:

Este compuesto es capaz de neutralizar parte de los radicales libres, producidos por la excesiva exposición solar. Consigue disminuir las pigmentaciones, ya que reprime la tirosinasa.

Los tratamientos sin cirugía como la mesoterapia, en la que se realizan pequeñas infiltraciones faciales de sustancias hidratantes, regenerantes y nutritivas, ayudarán a recuperar el brillo perdido de la piel y su hidratación adecuada.

El ácido hialurónico es otro tratamiento sin cirugía que, combinado con vitaminas y minerales, nos permitirá recuperar hidratación y suavidad de la piel.

Los peelings permiten eliminar las capas más superficiales de la piel que más sufren los efectos de la radiación solar, estimulando la regeneración y renovación cutánea.

Para saber más sobre los posibles daños causados por el sol en la piel, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Resolveremos todas tus dudas y te ofreceremos el tratamiento que mejor se adapte a tus necesidades.

Compartir este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email