Cirugía reconstructiva
José Alberto Fernández Álvarez

José Alberto Fernández Álvarez

Cirujano en Sevilla y Jerez

Cirugía reconstructiva: ¿cuándo hace falta?

Cuando hablamos de cirugía plástica, podemos encontrar muchas áreas. Una de ellas es la cirugía reconstructiva o reparadora. Cada vez son más los pacientes que quieren informarse de estas intervenciones. Ya no solo por cuestiones médicas, sino para mejorar su imagen personal.

En la cirugía reconstructiva el objetivo es claro: corregir defectos y recuperar la funcionalidad perdida como consecuencia de alteraciones físicas que pueden ser de origen congénito o adquirido por accidentes, traumatismos, tumores u otras enfermedades. El tratamiento y mejoría de estas alteraciones tiene una gran repercusión en la autoestima y la salud de los pacientes. 

¿Quieres saber más sobre esta cirugía? En este artículo te cuento todos los detalles. Sigue leyendo para descubrirlo. 

Cirugía reconstructiva: qué debo saber 

La cirugía reconstructiva es una práctica quirúrgica que se encarga de reparar y devolver el aspecto y funcionalidad a partes de tu cuerpo afectadas por diversas causas. Estas pueden ser malformaciones congénitas, traumatismos, enfermedades graves o accidentes. 

Para llevar a cabo estas intervenciones se utilizan varias especialidades y disciplinas médicas. Algunas de ellas están basadas en el trasplante o movilización de tejidos, que con frecuencia requieren técnicas de microcirugía.

En la cirugía reconstructiva se transfieren tejidos de una zona a otra del cuerpo. En ocasiones, se utilizan prótesis como por ejemplo para reconstruir la mama.

Con estas técnicas la cirugía reparadora permite curar heridas crónicas que no cicatrizan, reparar o reconstruir defectos tras la extirpación de tumores, recuperar o regenerar lesiones nerviosas, mejorar o reemplazar la función de tejidos o extremidades dañadas por accidentes o traumatismos y un largo etcétera. El paciente podrá mejorar su apariencia, reincorporarse a su vida diaria y tener una mayor confianza en sí mismo.

¿Cuándo la necesito? 

En muchas ocasiones, hay personas que no saben lo que puede mejorar su vida gracias a estas reconstrucciones. A veces por propio desconocimiento, por miedo o simplemente por confundir los términos estética y plástica.

Por si no lo sabes, son muchos los motivos por los que podrías plantearte realizarte una intervención de este tipo. Si sufres alguna de estas situaciones, es hora de que te pongas en manos de un especialista para empezar a darle un cambio a tu vida:

  • Accidentes: pueden haber resultado en quemaduras o úlceras
  • Enfermedades: en el caso del cáncer, muchas mujeres tras haber pasado por el cáncer de mama quieren volver a sentirse bien. En nuestra clínica esto es posible gracias a la reconstrucción mamaria.
  • Alteraciones congénitas: enfermedades como el labio leporino, la sindactilia o la polidactilia pueden corregirse con cirugía reconstructiva.

Intervenciones más comunes en cirugía reconstructiva

La cirugía reconstructiva tiene muchos beneficios. Lo importante es contar con un buen especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva para asegurar los mejores resultados. 

Como te comentamos anteriormente, no solo se realizan estas intervenciones por estética. La salud del paciente es lo más importante. 

Por ejemplo, si nacemos con una malformación en nuestra nariz, esto nos puede acarrear problemas al respirar. ¿La solución? Una rinoseptoplastia reparadora que te proporcione una mejor calidad de vida. 

Técnicas de cirugía reconstructiva

Existen diversas técnicas en cirugía reconstructiva, como son:

  • Injertos: Consiste en transferir cualquier tejido (piel, grasa, fascia, hueso, nervios…) de manera libre a otra región corporal. Los injertos de piel son los más habituales y se suelen utilizar después de quemaduras graves y para realizar coberturas de úlceras y de heridas. Los injertos también forman frecuentemente parte de otros procedimientos más complejos que combinan varias técnicas. La porción de tejido a injertar se transfiere a otra parte del cuerpo con el fin de que se revascularice y se nutra desde el nuevo lecho.
  • Colgajos: Los colgajos pueden ser de piel, músculo, fascia, grasa o incluso hueso, o la combinación de varios tejidos. Esta parte del tejido se trasplanta a otra parte del cuerpo manteniendo su eje vascular original. Este tipo de intervenciones se lleva a cabo cuando la zona a reconstruir cubre una gran superficie que requiere la aportación de tejido sano y bien vascularizado. 
  • Reimplante de extremidades y dedos: este tipo de cirugía es una de las más importantes. En ocasiones, se realiza a raíz de aparatosos accidentes. Si se trata a tiempo, la cirugía reconstructiva permite reconectar las partes afectadas. Además, también se puede devolver la funcionalidad. Así el paciente podrá hacer vida normal.
  • Uso de implantes y material protésico: A veces se recurre al uso de ciertos tipos de implantes o materiales sintéticos para la reconstrucción de órganos o tejidos. El ejemplo más frecuente es la reconstrucción mamaria.

Como habrás podido comprobar, la cirugía reconstructiva permite resolver una gran cantidad de afecciones médicas. 

Si tienes alguna otra duda o estás pensando en realizarte alguna de estas intervenciones, ponte en contacto con nosotros. Puedes acceder haciendo click aquí

¡Es hora de que des el cambio que siempre has deseado! 

Compartir este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email