DR FERNÁNDEZ - Imagen blog (35)
José Alberto Fernández Álvarez

José Alberto Fernández Álvarez

Cirujano en Sevilla y Jerez

Mentoplastia. Procedimiento y recuperación

En nuestro rostro destacan diferentes elementos anatómicos y relieves como nariz, boca, ojos, mentón… la armonía entre las formas, proyección y tamaño de cada uno de estos elementos es fundamental para potenciar la belleza del conjunto. 

La mentoplastia es el procedimiento quirúrgico que permite modificar la forma y proyección del mentón, con el objetivo de conseguir el equilibrio necesario con resto de estructuras faciales.

Para quién está indicada

Los defectos del mentón pueden producirse en sentido anteroposterior, con un exceso o defecto de proyección; en en sentido vertical, teniendo demasiada o muy poca altura.

La mentoplastia está especialmente indicada para los pacientes que tienen un mentón que sobresale de forma excesiva hacia delante o, por el contrario, para los que tienen un mentón retraído o sin proyección, lo que provoca que, visto de perfil, la mandíbula se vea hundida o hacia atrás.

Esta intervención se asocia con frecuencia a una rinoplastia, ya que al remodelar la estructura de la nariz puede ser necesario modificar la forma y proyección del mentón para conseguir armonizar las estructuras faciales del paciente.

Procedimiento

Como en todas las cirugías, el procedimiento comienza con el estudio de la anatomía facial del paciente por parte del cirujano. El profesional al que acuda estudiará su estructura facial y le recomendará el abordaje más indicado para su caso.

En función de la técnica indicada, la operación puede realizarse con anestesia local acompañada o no de sedación. En los casos en los que se requieran osteotomías o cortes en hueso de la mandíbula  se puede recurrir a la anestesia general. 

La duración de la intervención depende de la técnica, ya que existen varios tipos de mentoplastia. Oscila entre 1 y 2 horas. 

El régimen hospitalario dependerá de la anestesia empleada, pudiendo realizarse en régimen ambulatorio en casos de anestesia local, o requerir el ingreso de algunas horas en los casos que requieran sedación o anestesia general.

Postoperatorio y recuperación

Al finalizar la cirugía se inmoviliza la zona de la intervención del paciente con un apósito oclusivo y un vendaje o mentonera específica.

Se puede presentar cierta inflamación durante los primeros días, pero es algo normal que no debe preocupar al paciente, que podrá recuperar su rutina habitual y volver al trabajo en una o dos semanas.

Los cuidados que hay que tener tras una operación de este tipo son los habituales en cualquier intervención: el paciente no debe exponerse al sol, tampoco debe tocar mucho la zona de la operación y tiene que tener cuidado al dormir y proteger la zona en su día a día para evitar los golpes. 

También es importante no forzar la mandíbula los días posteriores a la operación y tener en cuenta que tendrá que realizar la higiene bucal con cuidado, evitando presionar con mucha intensidad en ese área.

Lo principal será, como en todas las intervenciones, hacer caso de las indicaciones de su médico y tomar los medicamentos que le indique.

La mentoplastia es un proceso fácil de realizar que da unos resultados estupendos y puede devolver la armonía al rostro de muchos pacientes. 
Si está interesado en esta intervención y quiere obtener más información póngase en contacto con nosotros. ¡Resolveremos todas sus dudas encantados!

Compartir este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email