3. Tipos de otoplastia
José Alberto Fernández Álvarez

José Alberto Fernández Álvarez

Cirujano en Sevilla y Jerez

Tipos de otoplastia según la alteración de las orejas

Dentro de la cirugía de orejas, existen diferentes tipos de otoplastia según la anomalía de la oreja, detallados en este artículo.

Dentro del amplio abanico de intervenciones que abarca la medicina estética, la otoplastia o cirugía de orejas en Sevilla y Jerez (Cádiz) es de las técnicas más sencillas y que más satisfacciones brindan a los pacientes. Pero dentro de la cirugía de orejas, existen diferentes tipos de otoplastia según la anomalía de la oreja que te detallaremos a continuación.

Clasificación y tipos de cirugía de orejas

Un detalle aparentemente poco relevante, como la forma o el tamaño de unas orejas desiguales o excesivamente separadas, pueden marcar la diferencia en la percepción que algunas personas tienen del conjunto de sus rasgos faciales, reforzando positivamente su autoestima.

Sea cuál sea el origen de la irregularidad, la cirugía plástica trabaja para embellecer aquellas partes de la anatomía que presentan cualquier tipo de anomalía, incluso en detalles que pueden pasar desapercibidos a simple vista. El objetivo de la mayoría de intervenciones otoplásticas se realizan con fines estéticos, aunque no es así en todos los casos. Según el tipo y grado de deformidad también puede recurrirse a la cirugía para reconstruir partes de la oreja que dificultan la audición del paciente.

La otoplastia se realiza tanto en niños como en adultos y, en general, se trata de procedimientos relativamente sencillos cuyos resultados son visibles de inmediato.

Existen distintos tipos de otoplastia según la alteración de las orejas:

Cirugía de orejas despegadas

El tipo de intervención más demandada suele realizarse para corregir prominencias, es decir, cuando las orejas sobresalen más de 2 centímetros de la cabeza: las conocidas popularmente como “orejas de soplillo”. En este caso se practica una pequeña incisión en la parte posterior para moldear el cartílago auricular, dándole la forma deseada. Con el fin de garantizar que las orejas conservarán su nueva posición pueden aplicarse puntos internos o extirpar una pequeña porción de cartílago. La cicatriz queda por detrás de la oreja y es prácticamente imperceptible.

Cirugía de oreja de Stahl

Otro tipo de alteración que requiere de una intervención también sencilla es la llamada oreja de Stahl, refiriéndonos a un tipo de cartílago demasiado fino o acabado en punta que deforma la curvatura natural de la oreja. La operación en este caso consiste igualmente en una incisión destinada a corregir la posición del cartílago, doblándolo hasta conseguir una disminución del ángulo aumentado y, posteriormente, aplicando puntos simples de sutura.

Criptotia (depresión superior del borde del pabellón auricular)

Una malformación poco frecuente pero igualmente corregible mediante otoplastia es la criptotia, consistente en una depresión superior del borde del pabellón auricular por la que parte de la oreja queda parcialmente oculta. En este caso, además, el grado de separación con respecto a la cabeza suele ser excesivamente pequeño, por lo que requiere una doble reconstrucción para corregir posición  y forma. Se trata, no obstante, de una irregularidad menor y la operación no reviste mayor dificultad.

Cirugía de oreja pequeña: Microtia

Un caso algo más complejo por sus características es la microtia, que literalmente significa “oreja pequeña”, pero que en los grados más severos puede presentar bloqueo del canal auditivo e incluso anotia, es decir, ausencia total de una oreja que no llegó a formarse.  Ante una alteración de este tipo, el cirujano plástico precisa realizar una reconstrucción con implantes, formar una nueva oreja a partir de material cartilaginoso del propio paciente o, si nada de lo anterior es posible, colocar una prótesis de material plástico. En niños es una operación que se realiza preferentemente a partir de los 6-7 años, e incluso en ciertos casos se recomienda esperar hasta los 10, debido a que el cuerpo habrá creado para entonces más cartílago, con lo que la operación suele resultar más sencilla.

Deformación congénita o sobrevenida del lóbulo

Entre otros defectos corregibles mediante otoplastia se encuentran la deformación congénita o sobrevenida del lóbulo, sea de nacimiento o por el uso de pendientes u otras modificaciones corporales, y la presencia de bultos en el cartílago que alteran su forma original.

Otoplastia en Sevilla y Jerez de la Frontera (Cádiz)

En todos los casos mencionados, la Otoplastia suele dar muy buenos resultados en las cirugías de orejas del doctor Fernández Álvarez en Sevilla y Jerez de la Frontera (Cádiz). Normalmente, se realiza bajo el efecto de anestesia local en adultos y sedación general en niños y su duración es de 1 a 3 horas, en función de la complejidad del caso.

Si estás pensando en someterte a una otoplastia en Sevilla o Jerez de la Frontera (Cádiz) y necesitas más información, el doctor Fernández Álvarez cuenta con una dilatada experiencia en cirugía plástica y estética, que junto a los últimos avances técnicos garantiza el bienestar de los pacientes durante todo el proceso dando un resultado natural.

Compartir este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email