DSC_0324-1024x683

Los “todo a 100” de la cirugía plástica

Es evidente el interés y la popularidad que ha adquirido la cirugía plástica en nuestros días.

Este interés de la población por el cuidado en la imagen corporal y la creciente demanda de cirugías estéticas no han pasado desapercibidos para grandes empresarios y cadenas hospitalarias, que han visto en nuestra especialidad una interesante oportunidad de negocio.

El interés económico

Han ido surgiendo así múltiples empresas que ofertan tratamientos y servicios de cirugía estética. Estas nuevas clínicas o franquicias, con nombres comerciales, basan su éxito en campañas televisivas y en otros medios de comunicación, donde el marketing y la publicidad cobran más importancia que la calidad y seguridad de los servicios ofertados.

El ejemplo más reciente de los riesgos de estas clínicas lo encontramos en la desaparecida “Corporación dermoestética”, que con su cierre dejó cientos de pacientes desatendidos y con tratamientos incompletos.

Comerciales especialistas en ventas se encargan de garantizar una alta conversión de los “clientes”, que con frecuencia confirman sus cirugías con una información incompleta, o sin haber sido valorados previamente por un cirujano plástico.

El papel del cirujano

El cirujano que lleva a cabo la intervención se sitúa en un segundo plano. La relación médico-paciente, tan importante en cualquier acto médico, pierde protagonismo. Y son estos comerciales, sin conocimientos médicos, los que “venden” cirugías como si se trataran de artículos de un bazar.

Los cirujanos con demasiada frecuencia son colaboradores o contratados temporales por estas empresas, imposibilitando un seguimiento adecuado de los pacientes a largo plazo y dejando patente la deshumanización de nuestra profesión, que cada vez más parece no tratarse de una especialidad médica.

No debemos olvidar que cualquier intervención de cirugía estética es ante todo un acto médico, que debe garantizar la seguridad y salud de nuestros pacientes, así como unos resultados satisfactorios. Por ello, a la hora de decidirte por una cirugía estética, el asesoramiento y consejo de un Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora debe ser la única publicidad válida. La medicina no es una marca o eslogan publicitario, tu cirugía comienza con la elección del cirujano correcto.

Compartir este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email