DR FERNÁNDEZ - Imagen blog (36)
José Alberto Fernández Álvarez

José Alberto Fernández Álvarez

Cirujano en Sevilla y Jerez

Qué es la labioplastia y en qué consiste

Hoy en día el deseo de tener la mejor versión de nosotros mismos llega a todos los rincones de nuestro cuerpo. Los genitales ya no son ajenos a las operaciones de cirugía estética. Para conseguirlo las mujeres pueden recurrir a la labioplastia

¿Quiéres conocer todos los detalles sobre esta intervención y resolver tus dudas? Entonces estás en el sitio adecuado. Sigue leyendo y te explicaremos todo lo que necesitas saber de la labioplastia.

¿Qué es la labioplastia?

Es una intervención que tiene como objetivo remodelar el aspecto y el tamaño de los genitales externos femeninos. Esta intervención es una cirugía menor que tiene unos grandes resultados para las mujeres.

Anatómicamente los labios menores deben quedar cubiertos prácticamente en su totalidad por los mayores. Hay ocasiones en las que esta zona sobresale demasiado de los labios mayores. Al no estar protegidos son más susceptibles de sufrir roces con la ropa. Esta fricción puede acabar provocando enrojecimiento e irritación.

La labioplastia permite aumentar o engrosar los labios mayores en casos de atrofia con pérdida de volumen y turgencia; o remodelar y reducir los labios menores cuando tienen un tamaño excesivo.

¿Por qué se hace la labioplastia?

Las razones que pueden llevar a una mujer a decidir someterse a este tipo de cirugía son las siguientes:

Razones estéticas

Es posible que la principal motivación de una labioplastia sea mejorar el aspecto externo de los genitales femeninos. Unos labios menores hipertrofiados pueden convertirse en un complejo que limite la actividad sexual de la mujer. Si el tamaño de dichos labios es excesivamente grande pueden notarse incluso con cierto tipo de ropa.

Molestias en la zona

Si los labios menores sobresalen demasiado es posible que al caminar y moverse la ropa interior roce esa zona, provocando muchas molestias e incluso lesiones en los genitales. Puede limitar incluso la realización de ciertos deportes.

Problemas en las relaciones sexuales

El tamaño excesivo de los labios menores puede llegar a provocar que las relaciones sexuales sean incómodas para la mujer, más allá de los motivos estéticos.

El objetivo de la intervención en sí es modificar el aspecto externo de la vulva para mejorar la calidad de vida de la paciente. Con esta operación se puede eliminar para siempre un complejo y evitar las lesiones que los labios menores hipertrofiados pueden tener por el roce. 

Se elimina el exceso de piel y de tejido, devolviendo a la zona un aspecto más joven y estético.

Procedimiento

El proceso de la labioplastia comienza con el mismo paso que todas las operaciones: la valoración de un profesional. En la primera cita el cirujano valora cada caso y las posibilidades que tiene cada paciente. 

La intervención en sí se realiza con anestesia local y sedación de la paciente. Lo habitual es que se haga de forma ambulatoria. Esto supone reducir al máximo las molestias que pueda tener la paciente, acelerando la vuelta a casa para que comience a descansar. 

La duración de la labioplastia depende de cada caso. Según la cantidad de tejido que haya que retirar y modificar puede durar más o menos. Lo normal es que la operación no sobrepase los 90 minutos. 

Postoperatorio y recuperación

El postoperatorio tiene las molestias habituales en cualquier cirugía. Dichas molestias se tratan con el tratamiento analgésico habitual. Será el cirujano el que le indicará cuáles son dichos medicamentos y la frecuencia con la que debe tomarlos.

Los resultados de esta intervención son increíbles. Pueden comenzar a apreciarse estos resultados desde el primer día.

Habrá que mantener cierto reposo y evitar los sobreesfuerzos. Lo habitual es que la reincorporación a la rutina diaria y al entorno laboral se realice entre 5 y 10 días después de la operación. 

Para retomar el ejercicio físico y las relaciones sexuales habrá que esperar un plazo de tiempo que oscila entre la 4 y las 6 semanas. Aquí lo importante es hacer caso a las recomendaciones del cirujano y esperar a que dé su visto bueno.

Si sigues teniendo dudas o estás interesada en esta operación no dudes en contactar con nosotros. ¡Estaremos encantados de atenderte!

Compartir este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email