DR FERNÁNDEZ - Imagen blog (41)
José Alberto Fernández Álvarez

José Alberto Fernández Álvarez

Cirujano en Sevilla y Jerez

Rinoplastia: antes y después

Una de los procedimientos quirúrgicos más demandados en cirugía plástica es la rinoplastia. Son muchas las personas que aún no se atreven a dar el paso y buscan por internet fotos de la rinoplastia antes y después de la intervención. 

Esta cirugía de nariz permite cambiar su forma y corregir aspectos funcionales y estéticos de la misma. Una intervención que se puede realizar bajo anestesia local o general.

Hoy te contamos todo el procedimiento y el postoperatorio para que te sientas más seguro.

¿Cómo se realiza una rinoplastia?

La rinoplastia no solo permite modificar la forma de la nariz. También se puede cambiar el tamaño, el grosor de los orificios nasales o la curvatura del tabique. Aunque pueda parecer una intervención meramente estética, también responde a situaciones de malformaciones de la nariz. Algunas ocasionadas de manera congénita o otras debidas a traumatismos.

Para la intervención, debe ser realizada por un cirujano plástico con experiencia. Y siempre en quirófano, ya sea dentro de una clínica o de un hospital.

El paciente en todo momento debe estar informado del procedimiento así como del postoperatorio. Si la intervención es de importancia, requerirá de ingreso hospitalario. 

Por otro lado, la rinoplastia suele durar entre 1 y 3 horas y se realiza bajo anestesia local y sedación o anestesia general.

Procedimiento de una rinoplastia

La operación de una rinoplastia comienza separando la piel de la nariz del hueso y del cartílago que hacen de soporte. Posteriormente se esculpe dándole la forma deseada. Y por último, se redistribuye la piel sobre este nuevo soporte y se sutura.

Este procedimiento puede realizarse mediante pequeñas incisiones en el interior de los orificios nasales. Sin embargo, en casos más complejos se realiza una rinoplastia abierta. En este caso, se realiza un corte en la zona media de la nariz por donde se accede a los huesos y cartílagos.

Cuando se termina la cirugía, se coloca una férula sobre la nariz y tapones nasales de algodón para evitar el sangrado y así estabilizar el tabique nasal. 

El sangrado es normal durante los primeros días.

Antes de la cirugía

Es importante analizar una serie de factores que te permitirán conocer si la cirugía es apta para ti o no. Por ello, en la primera consulta con tu cirujano deben tratarse estos aspectos: 

  • Historia clínica: el objetivo es conocer tus antecedentes, cirugías o los medicamentos que tomas. Además te hará preguntas como qué esperas de la intervención o cuál es tu objetivo.
  • Exploración física: Se hará un estudio y revisión de las características faciales así como las partes interna y externa de la nariz.
  • Fotografías: se tomarán fotografías desde diferentes ángulos. Posteriormente, se podrá recurrir a simulaciones 3D que te mostrarán los diferentes resultados que puedes obtener. Además, gracias a estas fotos se podrá evaluar el antes y después de la rinoplastia.
  • Información de interés: por último y no menos importante, el médico debería preguntarte por tus expectativas. Piensa que pones tu confianza en una persona por lo que tienes que ser sincero y contar cuáles son tus deseos y motivaciones. Solo así se podrá conseguir el mejor resultado.
  • Pruebas complementarias: Incluye los análisis de sangre y estudio preanestésico. Además en casos complejos o secuelas y deformidades por traumatismos pueden ser necesarias pruebas de imagen como radiografías o TAC faciales.

Después de la rinoplastia

Una vez realizada la intervención es normal sentir molestias y la cara inflamada durante varios días. El médico puede recetar analgésicos para reducir esa inflamación e hinchazón.

Los primeros días tendrás que tener la nariz tapada (unos 3 o 5 días) y guardar mucho reposo. Como hemos dicho anteriormente, un mínimo sangrado es normal, por lo que  debes evitar agachar la cabeza, realizar sobreesfuerzos y tendrás que dormir con la cabeza elevada por encima del pecho. 

Pero por lo general, el paciente puede retomar su actividad diaria en unos dos días y volver al trabajo una semana después. Sin embargo, hay que tomar una serie de recomendaciones después de la intervención como:

  • Evitar actividades exigentes.
  • No sonarte la nariz.
  • Consume alimentos con contenido de fibras así como frutas y vegetales.
  • Cepíllate los dientes de manera suave para reducir el movimiento del labio superior.
  • Usa vestimentas que se abran y cierren por la parte delantera.
  • Evita tomar el sol durante 8 semanas.

Riesgos y complicaciones

Como toda intervención quirúrgica, siempre puede haber riesgos. Pero en el caso de la rinoplastia, las complicaciones son mínimas siempre que la cirugía esté realizada por un cirujano experimentado.

(Sin embargo, puede haber casos en los que existan infecciones o reacciones a la anestesia. Pero los riesgos se reducen si se ha realizado un análisis previo de la persona. )OMITIR

Si quieres ver algunos ejemplos del antes y después tras la intervención haz click aquí.
Si te has decidido a dar el paso definitivo para mejorar tu estética y autoestima. Contacta con nosotros. Nuestro equipo te asesorará y te acompañará durante todo el proceso.

Compartir este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email