DR FERNÁNDEZ - Imagen blog (27)
José Alberto Fernández Álvarez

José Alberto Fernández Álvarez

Cirujano en Sevilla y Jerez

Todo lo que debes saber sobre la Blefaroplastia

A medida que pasan los años, nuestra piel es la primera en mostrar los signos de envejecimiento, y aún más si no la cuidamos correctamente. A continuación, hablaremos sobre su solución: la blefaroplastia.

La zona de los ojos es la primera en mostrar dichos signos, ya que su piel es más delgada que la del resto de la cara y es aquí donde nuestra mirada se ve afectada. 

No obstante, esta zona también se puede ver deteriorada debido a otras causas, como las hereditarias. ¿Has pensado alguna vez en realizarte una cirugía de párpados? ¡Continua leyendo este post!

La blefaroplastia es la encargada de recuperar la juventud de tu mirada. ¿Quieres saber cómo es el proceso? Sigue leyendo y te contamos todo lo que debes saber.

¿Qué es la blefaroplastia?

También conocida como cirugía de párpados. Es una intervención quirúrgica que consiste en corregir las alteraciones de los párpados, tanto inferiores como superiores, que se producen con los efectos de la edad. 

Estas alteraciones son tales como ojeras, bolsas y párpados caídos, provocando una mirada cansada, triste y envejecida. 

La blefaroplastia nos permite eliminar el exceso de piel y grasa de los párpados, para así devolverle a tu mirada su juventud.

¿Cómo es el proceso?

Se realiza mediante pequeñas incisiones transconjuntivales (por dentro del ojo) o exteriores en los pliegues, eliminando el exceso de piel, bolsas y caída de párpados.

Gracias a las incisiones transconjuntivales, la herida queda protegida de manera natural, ya que en este caso no se necesita trabajar con el músculo orbicular, además de no dejar ninguna cicatriz visible.

La blefaroplastia es un procedimiento seguro, que no requiere una estancia hospitalaria prolongada, y que con frecuencia se realiza en régimen ambulatorio. La anestesia suele ser local, aunque dependiendo de la técnica y características de cada paciente se puede realizar bajo sedación anestésica o incluso anestesia general.

Tipos de blefaroplastia

Al igual que el resto de cirugías, la blefaroplastia se trata de una intervención personalizada.

Varía en función de las necesidades y condiciones de cada paciente, para así conservar los rasgos naturales de cada persona sin modificar su expresión. 

Podemos distinguir tres tipos de blefaroplastia:

Blefaroplastia superior

Entre los tipos que existen de blefaroplastia, la superior se encuentra como una de las más demandadas en la actualidad.

Se realiza mediante pequeñas incisiones que quedan ocultas a nivel del pliegue natural de los  párpados superiores. 

Con frecuencia, la blefaroplastia no se realiza sólo por estética, ya que el exceso de piel y la dificultad para abrir los ojos llegar a interferir con nuestra visión. En estos casos la blefaroplastia tiene un carácter reparador, aliviando la pesadez y las molestias ocasionadas por la caída de los párpados superiores.

Gracias a ella conseguimos una mirada más clara y limpia.

Blefaroplastia inferior

La blefaroplastia inferior es una cirugía que permite eliminar el exceso de piel del párpado inferior, y volver a tensar y elevar la posición del párpado cuando es necesario.

También elimina las bolsas de los ojos y en algunos casos puede incluso mejorar los surcos de las ojeras mediante una recolocación de la grasa. 

Gracias a ella, conseguimos un aspecto más juvenil y descansado.

Blefaroplastia completa

Se trata de una combinación de ambas. El objetivo de esta intervención es corregir de manera integral todas las alteraciones que afectan a la zona de alrededor de los ojos por los efectos de la gravedad y el envejecimiento.

¿Cómo es el postoperatorio?

Su recuperación es rápida, podrás volver a tu rutina en 1 o 2 semanas. El uso de colirios y pomadas lubricantes te acompañarán en las noches durante la primera semana. 

Los resultados serán visibles a partir de las 2-3 semanas. Debes tener en cuenta que durante el postoperatorio no podrás:

  • Usar lentillas
  • Maquillarte
  • Exponerte al sol
  • Realizar ejercicios

Tratamientos complementarios a una blefaroplastia

Para incrementar el efecto rejuvenecedor de la blefaroplastia, te recomendamos algunos tratamientos sin cirugía complementarios.

Destacamos la Toxina Botulínica (botox), donde reducimos y atenuamos las arrugas localizadas en frente, entrecejo y patas de gallo. Además, a través de inyecciones en puntos estratégicos podemos corregir la caída ciliar y conseguimos ligeras elevaciones de la cola de la ceja. Junto con la blefaroplastia nuestro rostro se verá totalmente rejuvenecido

El ácido hialurónico es recomendable también, ya que proporciona hidratación y volumen en aquellas zonas y relieves faciales que se pierden con la edad.

Por último, si quieres cuidar tu piel más en profundidad, el peeling químico nos ayudará a reducir las líneas de expresión así como a tratar el acné y otras pequeñas cicatrices.

Si quieres mejorar el aspecto de tu mirada, no dudes en ponerte en nuestras manos, pide cita con nuestro cirujano especialista y contacta con nosotros.

Compartir este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email